¡Los tipos de seguro que debes conocer!

¡Los tipos de seguro que debes conocer!

En el transcurso de la vida se nos presentan oportunidades de recibir beneficios de los cuales gozamos en nuestro día a día. Sin embargo, existe la posibilidad de que ocurra un accidente de cualquier tipo que nos haga perder las cosas que con tanto esfuerzo y sudor hemos adquirido.

Una opción muy factible para este tipo de situaciones son los seguros, los cuales se encargan de cubrir los gastos cuando una situación extrema ponga en riesgo tus bienes.

En la actualidad resulta indispensable adquirir uno de estos, ya que la vida presenta muchos altercados aleatorios que no se sabe la manera en la que podrán repercutir en nosotros.

Todo consiste en que la aseguradora te ofrece un plan de pago de cierta cantidad de dinero, con el fin de que puedan realizarte una prestación completa o parcial de tus gastos en el momento que más lo necesites.

De esta forma, podemos solventar el impacto económico que puede atraer algún daño al que podemos estar expuestos en el transcurso de nuestros días.

Esto es un paso muy importante y una decisión que confiere mucha responsabilidad tanto a la compañía de seguros que la ofrece, como al contratante que acepta realizar el pago.

Los seguros y su gran variedad

Para el día de hoy, existe una gran variedad de tipos de seguros en el mercado, cuyo objetivo es cubrir las necesidades específicas de los contratantes.

Al igual que en todas las empresas, el documento que asegura la fidelidad y crea el contrato entre compañía y beneficiado se denomina póliza de seguro.

En dicho documento, ambas partes plasman el tipo de cobertura que desean contratar, sin olvidar las obligaciones de cada uno y los derechos que por ello se les otorga.

A su vez, estas empresas invierten sus primas para ellos también evitar cualquier siniestro que pueda causarles para mantener la protección de sus patrimonios.

Cuando decidimos contratar el plan de seguros que nos ofrezca la empresa, debemos tener en cuenta los tipos de seguros que sean capaces de abarcar lo que es de nuestra propiedad y, de esta forma poder solventar cualquier tipo de necesidad que se nos pueda presentar.

Debido a la gran cantidad de seguros que existen, estos se clasifican de la siguiente manera:

Tipos de seguros que deberías conocer

Seguros de personas

Este tipo de contrato se encarga de comprender cualquier tipo de riesgo que pueda poner en peligro la existencia o el bienestar físico y saludable del contratante. Comprende el siguiente grupo:

  • Seguro de vida: se le denomina de esta forma al seguro que cubre la posibilidad de muerte o incapacitación de la persona.

Sea el caso de que esto llegue a ocurrir, la empresa se encargará de beneficiar a las personas asignadas por el contratante.

Este individuo debe ser mayor de 14 años, y decidirá si desea recibir el capital de forma parcial o completa.

La virtud de esta opción es que puede ser utilizada como ahorro para el futuro y cobrarse como un pago mensual que se adquiere apenas llega la vejez.

  • Seguro de accidente: es aquel que se encarga de cubrir cualquier tipo de lesión violenta que pueda ser causado por un incidente repentino.

Cabe destacar que estos pueden acabar en invalidez permanente, temporal, y en el peor de los casos, la muerte.

  • Seguro de enfermedad: como su nombre lo indica, es aquel que garantiza el pago parcial o completo para poder adquirir asistencia médica o farmacéutica.

En este tipo de seguros se presentan modalidades que abarcan desde reembolsos por gastos médicos hasta indemnizaciones.

Seguros de daños o patrimonios

Este tipo de seguros son aquellos que se encargan de cubrir los efectos causados después de que un siniestro ha ocurrido que sea capaz de afectar económicamente tanto los bienes muebles como inmuebles.

Estos se categorizan de la siguiente forma:

  • Seguro de transporte.
  • Seguro de ingeniería.
  • Seguro de robo.
  • Seguros multirriesgo.
  • Seguro de incendios.
  • Seguro de caución y crédito
  • Seguro de responsabilidad civil.
  • Seguro de embarcaciones.
  • Seguro de viajes.

Sin embargo, uno de los seguros más importantes es el automovilístico, el cual se clasifica de la siguiente manera:

  • Seguro obligatorio: su objetivo es cubrir los gastos exclusivamente en caso de que la persona cause daños personales o materiales a un tercero.
  • Seguro voluntario: este es el que se encarga de expandir las garantías del seguro obligatorio, pues permite que se cubran también los daños que la persona pueda causar a su auto o a sus acompañantes.
  • Todo riesgo: otorga el mayor tipo de cobertura sin importar quién haya causado el siniestro.

Abarca tanto los daños propios como el que pueda ser causado al tercero, incluyendo a las personas.

  • Todo riesgo con franquicia: en esta tanto la aseguradora como el asegurado comparten el costo del riesgo, por lo que llegan a un acuerdo para que el contratante pague una parte de los daños y la empresa el resto.

Seguro de servicios

En este tipo la compañía de seguros cubre cualquier tipo de improviso de distinta naturaleza que pueda afectar a la persona.

De tal forma que pueda resolverse cualquier tipo de incidencia que haya ocurrido en un momento y situación determinada.

Entre estos podemos encontrar:

  • Seguros de defensa jurídica.
  • Seguros de asistencia de viaje.
  • Seguros de decesos.

Seguros para empresas

Permite beneficiar a los integrantes que hacen vida y trabajan en una compañía.

Cuando se realiza el contrato, la empresa puede adquirir:

  • Seguros de vida.
  • Seguros escolares.
  • Seguros de gastos y asistencia médica.
  • Seguros contra accidentes.
  • Seguros contra enfermedades graves.
  • Seguros contra el cáncer.
  • Seguros contra deudas.
  • Seguro en caso de desempleo

Destacamos que cada día los seguros se ajustan más a cada tipo de necesidad que puede presentarse en nuestro día a día, por lo que podemos personalizar el que nos convenga.

Por ende, es necesario tener conocimiento sobre los beneficios del seguro, pues te permite tomar decisiones en caso de tener que adaptarse a una posible necesidad.

De la misma forma, es importante conocer los tipos de riesgo al que nos exponemos, para comparar el gasto que deberíamos enfrentar si algo ocurriese y la cantidad de dinero que podríamos ahorrar si contratamos a una compañía de seguros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir